lunes, 27 de diciembre de 2010

CATÁSTROFES, DESASTRES Y RIESGOS NATURALES EN ESPAÑA

El creciente interés de la opinión pública por los efectos de los fenómenos naturales extremos y la posibilidad de contar con información en tiempo real sobre episodios ocurridos en diferentes partes del mundo (como el Tsunami de 2004 en Indonesia, los terremotos en Haiti o Chile en 2010, las inundaciones en Centroeuropa o Andalucía en este mismo año o el temporal de frío y nieve que afecta la mayor parte de Europa en estos momentos), han popularizado enormemente términos como catástrofe, desastre y riesgo natural, que frecuentemente se utilizan como sinónimos.

La información en tiempo real sobre desastres naturales ocurridos en partes muy lejanas del mundo, como el terremoto registrado el 12 de enero de 2010 en Haiti, favorece el interés de la opinión pública sobre estos temas y fomenta la solidaridad hacia las víctimas y la convicción de que gran parte de las consecuencias de estos fenómenos son evitables. FOTO: United Nations Development Programme

Si bien se trata de términos con un significado amplio, en principio, catástrofe hace referencia a un suceso que causa alteraciones intensas en las personas, los bienes, los servicios y el medio ambiente ocasionadas por  fenómenos naturales extremos o que superan el límite de normalidad como los terremotos, inundaciones, deslizamientos de tierra, olas de frío o de calor, etc.

Un desastre es el grado superior de una catástrofe y supone enormes pérdidas humanas y materiales que desbordan la capacidad de respuesta del territorio y la sociedad que lo sufre, haciendo absolutamente necesaria la ayuda externa. 

Los términos catástrofe y desastre natural hacen referencia, pués, a los efectos de un fenómeno natural extremo sobre los grupos humanos que ocupan un territorio y sobre sus actividades económicas. Un tornado en medio del desierto no provoca ninguna catástrofe.

Pérdidas materiales por terremotos e inundaciones en España en el periodo 1987-2001/2002. FUENTE: Consorcio de Compensación de Seguros


El calificativo "natural" esconde, así, el hecho de que, en la mayor parte de los casos, estos episodios son el resultado tanto de un fenomeno natural extremo como de una inadecuada relación del hombre con el medio: por ejemplo, la construcción en  zonas inundables aumenta el riesgo de inundación por lluvias torrenciales y magnifica las consecuencias económicas y sociales de las mismas.

Ello nos acerca al concepto de riesgo natural, que es la probabilidad de que un grupo social se pueda ver afectado por un peligro natural extremo.

Resumiendo: Un riesgo natural se puede definir como la posibilidad de que un territorio y la sociedad que lo habita pueda verse afectado por un fenómeno natural de rango extraordinario. La catástrofe es el efecto perturbador que provoca sobre un territorio un episodio natural extraordinario y que a menudo supone la pérdida de vidas humanas. Si las consecuencias de dicho episodio natural alcanzan una magnitud tal que ese territorio necesita ayuda externa en alto grado, se habla de desastre (Francisco Javier Ayala-Carcedo y Jorge Olcina Cantos).

Terrenos secos que normalmente cubre el embalse de Yesa a la altura de Tiermas (Zaragoza) en verano de 2005. En un país cuya mayor parte del territorio recibe unas precipitaciones escasas e irregulares, la sequía es una amenaza constante y exige una buena gestión de los recursos hídricos disponibles y una concienciación del consumidor sobre el uso racional del agua. FOTO: Diario de Navarra

España es uno de los países de Europa más vulnerable a los peligros de la naturaleza por sus características geomorfológicas y climáticas.

Los riesgos naturales más importantes que nos afectan son:


RIESGOS DE ORIGEN GEOLÓGICO Y GEOMORFOLÓGICO
  • Terremotos
  • Vulcanismo
  • Deslizamientos y desprendimientos
RIESGOS DE ORIGEN ATMOSFÉRICO O CLIMÁTICO
  • Sequías
  • Inundaciones
  • Olas de frío
  • Olas de calor
  • Otros (temporales de viento, tormentas de granizo)

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada